952 218 126 | 627 467 042 | 627 467 043 [email protected]

      Las Penas derivadas del Código Penal Español

      Veamos qué teoría de la pena se adapta mejor a las exigencias y garantías de justicia que deben prevalecer al imponer una sanción penal en un Estado social y democrático de derecho como el que define la Constitución española: la Teoría de la pena que proponen los profesores parte del modelo ecléctico:

      – la pena tiene un componente retributivo y otro preventivo (es decir encuentra su justificación tanto en el delito cometido como en evitar futuros delitos); veamos cada componente
      – la retribución: la pena ha de ajustarse a la gravedad del delito cometido .

      https://www.youtube.com/watch?v=UKOax7053HE

      – no obstante, la pena no es la mera compensación por el mal causado a través de la imposición de otro mal al condenado
      – sino que la pena ha de arreglar la quiebra del ordenamiento jurídico: la pena es la reafirmación del ordenamiento jurídico

      – la gravedad de la pena no deberá superar la gravedad material de lo injusto de la conducta y del reproche que merezca el autor (esto es, no deberá superar la gravedad de lo injusto culpable); la retribución no es pues la compensación del mal causado

      – el principio de culpabilidad dice: «no hay pena sin culpabilidad y la medida de

      la pena no puede superar la medida de la culpabilidad»
      – la prevención: la pena ha de estar orientada a evitar delitos en el futuro

      – desde el punto de vista de la prevención general: se ha de imponer una pena proporcionada a la gravedad de lo injusto (es decir, adecuada al principio de la retribución), lo cual tiene un efecto ejemplarizante mayor que una pena desproporcionada

      – desde el punto de vista de la prevención especial: la imposición de la pena debe estar orientada a la rehabilitación y reinserción social del condenado (la pena retributivamente justa facilita dicha función en mayor medida que la pena desproporcionada)

      – en cualquier caso, la pena se puede reducir pero no aumentar más allá de la

      retribución (aunque fuera conveniente desde el punto de vista de la prevención) – el equilibrio entre retribución y prevención:

      – nunca debemos perder de vista el objeto fundamental del Derecho penal: el mantenimiento del orden social a través de la protección de los bienes jurídicos – por lo tanto, la pena (que es el instrumento básico del Derecho penal y debe respetar siempre el límite superior que es la retribución) puede implicar una disminución de dicho máximo por razones preventivas (generales o especiales), siempre que ello no suponga una quiebra del objetivo de protección de los bienes jurídicos fundamentales del individuo y de la sociedad

      – conclusión: la pena no solo ha de ser acorde a la gravedad del delito sino, como principal instrumento del Derecho penal, necesaria para el mantenimiento del orden social.

      La Teoría de la pena en el sistema penal español:
      – el sistema penal español parte de una concepción unitaria de la pena: “las penas privativas de libertad […] estarán orientadas hacia la reeducación y reinserción social” (art. 25.2 CE)
      – esto es, la Constitución española exige que las penas privativas de libertad se dirijan a la reincorporación del condenado a la vida social (lo que implica que no vuelva a delinquir); con otras palabras: las penas privativas de libertad deben estar dirigidas a la prevención especial
      – por lo tanto, en nuestro sistema no tiene cabida una teoría de la pena de carácter absoluto (exclusivamente basada en la retribución)
      – solamente son constitucionalmente aceptables los modelos utilitarios y unitarios (que son los dos modelos que incluyen la prevención especial en la fundamentación de la pena), pero no es aceptable el modelo absoluto
      – de hecho, el Código penal sigue una teoría unitaria de la pena: las penas tienden a ser proporcionadas a la gravedad del delito, destacando su carácter retributivo, pero además existen figuras jurídicas que atemperan su naturaleza y gravedad por motivos preventivos
      – pero dicen los profesores que el sistema penal español no es perfecto: existen penas muy elevadas, desproporcionadas a la gravedad de lo injusto culpable y, por lo tanto, al principio de culpabilidad (límite máximo de 40 años de la pena de prisión, o restricciones a la concesión de la libertad condicional, o delitos contra los derechos de los ciudadanos extranjeros, o delitos contra la seguridad vial).

      ¡Haz clic para puntuar esta entrada!
      (Votos: 0 Promedio: 0)