952 218 126 | 627 467 042 | 627 467 043 [email protected]

Abogado ūü•á VIOLENCIA DE GENERO MALAGA

Abogado ūü•á VIOLENCIA DE GENERO MALAGA

¬ŅBuscando un experto Abogado violencia de g√©nero¬†M√°laga? Si es as√≠, no le quepa la menor duda que est√° en el lugar indicado. Y es as√≠, pues SOMOS EL PRIMER DESPACHO DE ABOGADOS DEL PA√ćS, ESPECIALIZADO EN LA DEFENSA PENAL DE ESTE TIPO DE SITUACIONES, COMO ABOGADOS EXPERTOS EN DERECHO PENAL, TRABAJAMOS EN TODO EL TERRITORIO NACIONAL, CONSULTE GRATUITAMENTE Y SIN COMPROMISO.

Nuestros abogados tramitan asuntos relacionados con estas situaciones tan excepcionales, en todo el país, participando incluso, en cursos de formación, en esta área concreta del derecho penal. Nuestros abogados intervienen en los asuntos más relevantes a nivel nacional. Puede comprobarlo en la página de inicio de nuestra web, donde hemos colocado algunas intervenciones en las principales televisiones del país; TVE, A3, TELE5, LA SEXTA. (Entre otras). Es por ello, por lo que contamos en nuestro bufete de abogados, con un servicio vanguardista; Un teléfono de urgencias, permanentemente atendido por abogados penalistas, (expertos en derecho penal), para resolverle las dudas, que en relación a este tipo de delitos pueda tener.

El 1 de julio entra en vigor la Ley org√°nica 1/2015, de 30 de marzo, por la que se modifica la Ley Org√°nica 10/1995, de 23 de noviembre, del C√≥digo Penal (CP, en adelante). Una norma no exenta de pol√©mica por la introducci√≥n de la prisi√≥n permanente revisable y por la supresi√≥n de las faltas ‚Äď hist√≥ricamente reguladas en el Libro III del C√≥digo Penal ‚Äď que, o bien, pasan al sistema de sanciones administrativas o civiles, o bien, se tipifican como delitos leves. Junto a estas importantes novedades que se introducen en el CP cabe citar ‚Äďgrosso modo- otras como:

a) Modificaci√≥n en las medidas de suspensi√≥n y sustituci√≥n de penas; b) Reforma del decomiso; c) Agravaci√≥n de las penas por hurto, robo y estafa; d) Modificaci√≥n en la definici√≥n de atentado y alteraci√≥n del orden p√ļblico, etc. Pues bien, sin √°nimo de agotar todas las modificaciones y novedades que introduce la reforma del CP ‚Äď algunas verdaderamente de calado y con dudas sobre su constitucionalidad ‚Äď, el objetivo de este post no es otro que prestar especial atenci√≥n a las novedades y modificaciones que se introducen en materia de violencia de g√©nero. En este sentido, con respecto a las novedades cabe significar:

Se introduce la discriminaci√≥n por raz√≥n de g√©nero como circunstancia agravante de responsabilidad criminal (art. 22.4 CP);¬†Se tipifica el matrimonio forzado (art. 172.bis. CP);¬†Se regula el delito de acoso o acecho, tambi√©n conocido como ‚Äėstalking‚Äô¬† (art. 172 ter. CP);

Se modifican los delitos relativos a la intromisi√≥n en la intimidad mediante la tipificaci√≥n del nuevo delito de difusi√≥n de im√°genes obtenidas con consentimiento de la v√≠ctima pero sin autorizaci√≥n para su difusi√≥n: ‚Äėsexting‚Äô (art. 197.7 CP);

Se tipifica como delito de quebrantamiento de condena la manipulación de los dispositivos técnicos cuyo objetivo es controlar el cumplimiento de las penas, medidas de seguridad o medidas cautelares (art. 468.3 CP);

Se suprimen las faltas de tal forma que la actual falta de amenaza se tipifica como delito leve (art. 171.7 CP) y la actual falta de coacción también pasa a tipificarse como delito leve (art. 172.3 CP);

Con respecto a las injurias leves y las vejaciones injustas leves salen del ámbito penal salvo en los casos de violencia de género que pasan a tipificarse como delitos leves (art. 173.4 CP); Se incluye el género como uno de los motivos que llevan a cometer los llamados delitos de odio contra un grupo o persona determinada (art. 510 CP);  (Abogado violencia de género Málaga).

Se establece un r√©gimen √ļnico de suspensi√≥n de la ejecuci√≥n de las penas privativas de libertad (art. 83.1 CP). No obstante, en el caso de delitos relacionados con la violencia de g√©nero siempre se impondr√°n las siguientes prohibiciones: prohibici√≥n de aproximaci√≥n a la v√≠ctima, prohibici√≥n de residencia en un lugar determinado y deber de participar en programas de igualdad de trato y no discriminaci√≥n (art. 83.2 CP);¬†¬†(Abogado violencia de g√©nero¬†M√°laga).

La suspensi√≥n de la ejecuci√≥n de la pena privativa de libertad condicionada al pago de una multa en el caso de los delitos relacionados con la violencia de g√©nero √ļnicamente podr√° imponerse cuando conste acreditado que entre el condenado y la v√≠ctima no existen relaciones econ√≥micas derivadas de una relaci√≥n conyugal, de convivencia o filiaci√≥n, o de la existencia de descendencia com√ļn (art. 84.2 CP);¬†¬†(Abogado violencia de g√©nero¬†M√°laga).

Se amplía el ámbito de imposición de la libertad vigilada (art. 106 CP) que se podrá imponer en todos los delitos contra la vida (art. 140 bis), en los delitos de lesiones y maltrato de obra cuando se trata de víctimas de violencia de género (art. 156 ter CP) y en los delitos de violencia física o psíquica habitual (art. 173.2 CP);

Se modifica la dicción literal de la tipificación del delito de trata de seres humanos (art. 177 bis CP) en aras de adecuarlo a la Directiva 2011/36/UE, de 5 de abril de 2011.  (Abogado violencia de género Málaga).

Pues bien, una lectura r√°pida del elenco extractado no parece plantear ninguna objeci√≥n con respecto a la tutela penal reforzada en lo que ata√Īe a las modificaciones que introduce la reforma del C√≥digo Penal en casos de violencia de g√©nero ‚Äď al menos desde el plano normativo/formal. Es m√°s, se podr√≠a hablar ‚Äď incluso ‚Äď de un firme compromiso del legislador en la lucha contra este tipo de violencia y, adem√°s, en el sentido m√°s amplio del t√©rmino al no limitarse las modificaciones introducidas a la violencia de g√©nero en el √°mbito afectivo/convivencial. No obstante, un acercamiento m√°s detenido y un an√°lisis m√°s exhaustivo de las novedades introducidas arrojan alguna que otra duda ‚Äď por no decir varias ‚Äď que paso a comentar. Vayamos por partes:¬†¬†(Abogado violencia de g√©nero¬†M√°laga).

Se observa una clara influencia del Convenio del Consejo de Europa sobre prevenci√≥n y lucha contra la violencia contra la mujer aprobado en Estambul el 11 de mayo de 2011 que entr√≥ en vigor el 1 de agosto de 2014. Un Convenio que concept√ļa la violencia de g√©nero como forma de discriminaci√≥n y en tal sentido insta a los Estados a actuar en cumplimiento de la llamada ‚Äėdiligencia debida‚Äô. La propia dicci√≥n textual del apartado XXII del Pre√°mbulo de la LO 1/2015 resulta significativa por dos motivos: primero, porque identifica el ‚Äėg√©nero‚Äô como fundamento de conductas discriminatorias y, segundo, porque lo diferencia claramente del t√©rmino sexo.

Otro aspecto que cabe rese√Īar de la reforma penal acometida, y con una incidencia directa en los casos de violencia de g√©nero, es que a pesar de que para la persecuci√≥n de los delitos leves se requiere la denuncia previa de la persona agraviada o perjudicada (o de su representante) este requisito de perseguibilidad se excepciona en los casos de violencia de g√©nero as√≠ como en el nuevo delito de acoso, acecho o ‚Äėstalking‚Äô.¬†¬†(Abogado violencia de g√©nero¬†M√°laga).

Con respecto a las penas de multa conviene destacar que en casos de violencia de género solo se podrá imponer cuando conste acreditado que entre agresor y víctima no existen relaciones económicas. Se trata de evitar sancionar económicamente a las víctimas. Ahora bien, trasladado al ámbito de la práctica del foro para las víctimas supondrá una carga probatoria más que tendrán que acreditar en sede judicia.

En lo que afecta a la tipificaci√≥n del matrimonio forzado conviene no pasar por alto que la tipificaci√≥n penal de esta conducta se reduce a los casos en los que haya concurrido ‚Äėintimidaci√≥n grave o violencia‚Äô. La dicci√≥n literal del art. 172 bis CP lo deja claro cuando dispone que ‚ÄúEl que con intimidaci√≥n grave o violencia compeliere a otra persona a contraer matrimonio ser√° castigado ‚Ķ‚ÄĚ. La dificultad en este caso estriba ‚Äď como cabe prever ‚Äď en determinar qu√© se entiende por ‚Äėgravedad‚Äô en la intimidaci√≥n y aqu√≠ entramos en el √°mbito difuso de la interpretaci√≥n.

Adentr√©monos en los nuevos delitos de ‚Äėstalking‚Äô, acoso o acecho y ‚Äėsexting‚Äô o difusi√≥n de im√°genes obtenidas con el consentimiento de la v√≠ctima pero difundidas sin el mismo. Con respecto al ‚Äėstalking‚Äô sin duda supone todo un logro para intentar dar respuesta a todas esas conductas habituales en violencia machista que atentan claramente contra la libertad y la sensaci√≥n de seguridad de las v√≠ctimas y cuyo encuadre como coacciones o amenazas resulta harto complicado.

Ahora bien, ¬Ņen qu√© t√©rminos se ha introducido en el CP? Y es que hay que tener en cuenta dos matizaciones importantes: primero, que se tipifican una serie de conductas que constituyen acoso cuando se hayan llevado a cabo de forma ‚Äėinsistente‚Äô y ‚Äėreiterada‚Äô; y, segundo, cuando estas conductas de acoso ‚Äėalteren gravemente‚Äô el desarrollo de la vida cotidiana. Las dudas vendr√°n en la pr√°ctica cuando se trate de determinar qu√© cabe entender por conducta ‚Äėinsistente y reiterada‚Äô as√≠ como cuando en sede judicial haya que probar los t√©rminos de esa ‚Äėalteraci√≥n grave‚Äô de la vida cotidiana. Con respecto al ‚Äėsexting‚Äô los comentarios son coincidentes y es que para que la conducta sea t√≠pica adem√°s de la difusi√≥n, revelaci√≥n o cesi√≥n a terceros de im√°genes o grabaciones de la persona afectada se requiere que la divulgaci√≥n menoscabe ‚Äėgravemente‚Äô la intimidad personal de la persona afectada. La duda sigue siendo la misma: ¬Ņcu√°les son los par√°metros que habr√° que tener en cuenta para determinar que la divulgaci√≥n menoscaba ‚Äėgravemente‚Äô la intimidad personal?

Siguiendo con los delitos de ‚Äėstalking‚Äô y ‚Äėsexting‚Äô resulta de inter√©s precisar un matiz importante. Y es que no se tipifican las conductas descritas √ļnicamente de forma agravada para los supuestos de violencia machista sino que la tipificaci√≥n es la misma tanto en casos de violencia de g√©nero como de violencia dom√©stica. Por tanto, no cabe hablar en estos casos de tutela penal reforzada en casos de violencia de g√©nero.¬†¬†(Abogado violencia de g√©nero¬†M√°laga).

Llegados a este punto ‚Äď y consciente de que no agoto todas las cuestiones susceptibles de comentar ‚Äď muchas son las dudas que la lectura de la reforma del CP en materia de violencia de g√©nero me suscita. M√°xime conociendo las dificultades probatorias que se dan en este √°mbito y las dudas que asaltan a las v√≠ctimas a la hora de denunciar y mantener en el tiempo la denuncia. Los datos lo evidencian cuando se constata el descenso en el n√ļmero de denuncias y el aumento de las renuncias. Habr√° que esperar a los nuevos datos tras la entrada en vigor de la reforma y es que mucho me temo que las denuncias sigan su tendencia descendente y las renuncias aumenten ‚Äď entre otros motivos ‚Äď al desaparecer las faltas. Y es que para muchas mujeres que sufren maltrato la denuncia (siendo importante) constituye la √ļltima opci√≥n.

¬°Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)